* Si decides visitar la ciudad “Naturalmente Mágica” debes agendar los siguientes planes para vivir la “Experiencia Santa Marta”.

Se ha hablado mucho de la belleza e imponencia de las playas en Santa Marta. Sin embargo, es poco lo que se ha mencionado de la ciudad como destino turístico en cuanto a la relación costo/beneficio que ofrece en comparación con otros lugares.

Si bien las playas son la marca característica de Santa Marta, sus ríos, que llegan a la ciudad desde la misma Sierra Nevada, están poco a poco posicionándose entre los destinos turísticos más apetecidos de la ciudad.

Los ríos y quebradas son los puntos ecoturísticos por excelencia y se desarrollan como el epicentro de caminatas ecológicas y deportes extremos. Estos son los mejores sitios para disfrutar de esta clase de atractivos en Santa Marta: Río Piedras, río Mendihuaca, río Don Diego, río Minca, río Guachaca y quebrada Valencia.

Si en cambio, la visita va más allá de tomar el sol, el turismo cultural ofrece una experiencia única a los turistas: visitar las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, aprender de ellas en alguno de los tres museos existentes o hacer un recorrido por las calles y callejones que cuentan la historia de la Santa Marta colonial.

DESCUBRE SANTA MARTA

A diferencia de otros destinos turísticos del país, en Santa Marta la oferta es biodiversa y se vive por toda la ciudad, con destinos con tan sólo 20 minutos de distancia.

Para los amantes de la naturaleza, fácilmente pueden pasar del cálido clima a la orilla del mar Caribe hasta un fresco ambiente en Minca, donde pueden disfrutar de un baño en las aguas frías que descienden de la Sierra Nevada de Santa Marta, una experiencia a tan sólo 30 minutos de distancia del centro de la ciudad.

De igual forma, para los amantes de la historia, un destino imperdible es la Quinta de San Pedro Alejandrino, última morada del Libertador Simón Bolívar, ubicada en el sector de Mamatoco; sumado a las casas coloniales y el Museo del Oro Tayrona, Banco de la República o la Catedral, donde los aventureros descubrirán a la ciudad más antigua de Suramérica.

GASTRONOMÍA AL AIRE LIBRE

Dentro de los ejemplos de reinvención en postpandemia se vive en la calle 17, en inmediaciones de la Catedral de Santa Marta, donde en una articulación con las autoridades distritales, se logró la restricción de vehículos en esta arteria vial, que hoy se encuentra adornada de luces, mesas y sillones, que peatonalizaron la zona, y se convierte en un sitio acogedor para degustar lo mejor de la gastronomía local, con el sabor de la música en vivo.

De igual forma, en pleno corazón del Centro Histórico, zonas como el Callejón del Correo, el Parque de los Novios, cuentan con una amplia variedad de restaurantes y bares que integran lo mejor del sabor local junto con delicias internacionales.

La decoración de los espacios y la música en vivo que ameniza la velada de los cientos de visitantes hacen de este plan uno de los más placenteros para hacer en familia.