La directora del Instituto Distrital de Turismo, Shadia Olarte Pinzón, fue contundente en la apertura del segundo taller sobre el estudio de impacto ambiental para el trámite de licencia ambiental de las obras de certificación del aeropuerto Simón Bolívar de esta capital, que se realizó en el Salón Blanco de la Alcaldía. “Esta administración es absolutamente responsable con nuestra conectividad internacional y también muy celosa y vigilante con nuestro medio ambiente”, sentenció la funcionaria.

Olarte Pinzón agregó que: “Si bien es cierto que como ciudad turística, debemos tener una pista establecida para el arribo de vuelos internacionales, no es menos válido que estamos en la obligación de preservar nuestro medio ambiente y mitigar el mayor impacto posible que la ampliación de la pista nos pueda generar en este sentido y desde luego a las comunidades cercanas”.

“La pista del aeropuerto Simón Bolívar tiene actualmente 1. 700 metros. La ampliación de la misma, se extendería a 2.200 metros más. Se ubicaría un terraplén de 220 metros sobre el litoral”, explicó el capitán Ricardo Molares, asesor de la compañía de proyectos ambientales, C.P.A. Ingenierías S.A.S, firma responsable del estudio.

El objetivo de este segundo taller fue la presentación de cómo se ha avanzado en el proyecto en lo concerniente a la  localización, las etapas y las actividades; sus áreas de influencia, resultados de la caracterización ambiental y social la demanda, uso y aprovechamiento de recursos, además del plan de compensación por pérdida de biodiversidad.

Además de dar a conocer  los alcances, las etapas y las actividades del proyecto de construcción de la nueva pista en el Aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta, en el taller se presentaron los resultados del diagnóstico socioambiental realizado para el área de influencia del proyecto, se relacionó el uso y aprovechamiento de recursos requeridos para el desarrollo del proyecto y se realizaron talleres participativos con los grupos de interés orientados a la identificación de impactos y medidas de manejo para el proyecto.

También se atendieron las inquietudes y observaciones manifestadas por las comunidades y grupos de interés, relacionados con el estudio de impacto ambiental.